VESTIDAS PARA TRIUNFAR: EL NUEVO SASTRE

Partiendo del traje en tweed que ideó Coco Chanel al “le smoking”, el primer tuxedo femenino de Saint Laurent, pasando por el power suit de los 80, el sastre vuelve ha seducirnos, respaldado por una legión de seguidores en la calle y alfombra roja.

Desde sus inicios, vinculado a la independencia femenina y relegado durante años a looks puramente ejecutivos, el nuevo traje sastre se abre paso de manera triunfal en todos los street style de los circuitos fashion internacionales.

Esta temporada, se convierte en una de las grandes apuestas de los diseñadores, perfectamente reversionado según las tendencias. La pasarela ha hablado alto y claro: Demostrando su capacidad de reinvención infinita, el uniforme de oficina se sacude el legado estético que nos dejó el “Wall Street” de finales de los 80´s de modelos estrictos de aires “yuppies” y adopta una postura antisistema acorde con los tiempos convulsos que vivimos. Una lección que han seguido Victoria Beckham, Louis Vuitton, Balmain o Barbara Buirenovando la americana con cut-outs, asimetrías, con una sola manga, con el bajo irregular o los hombros muy marcados, alterando de esta forma con maestría el patronaje clásico. El resultado , un look working actualizado que se aleja de las convenciones.

Llegados a este punto, surge una pregunta: puede un sastre ser femenino y proyectar a la vez seriedad y confianza? La respuesta de los creadores ha sido contundente y afirmativa. Fruto de la fascinación que despierta, el traje se ha convertido en el nuevo uniforme femenino, valedor de la emergente presencia de la mujer en el mundo. Y que mejor plataforma que la moda para hacerlo visible. Si algo aprendió Tess McGill, el icónico personaje de Melanie Griffith en Armas de Mujer (1988) de su jefa, es como vestirse para el éxito.

Si en el siglo XXI el sastre vivió momentos de sutil decadencia, su apoteosicocomeback” esta temporada Primavera / Verano 2017 lo reafirma como el perfecto “Dress Code” estilístico.  Mientras que Antonio Berardi lo concibe clásico y en monocolor, Lanvin se vuelca en el estilo dandy con un twist, sustituyendo la blazer por el chaleco, Mulberry lo acompaña con faldas asimétricas y Michael Kors con abrigo en cuadros vichy. El accesorio fetiche? Un cinturón ancho que dibuje la figura.

Todas las casas de moda incluyen el sastre entre sus propuestas pero es sin duda Balenciaga, una vez más, quién ha lo ha reinterpretado con mayor contundencia. Las reminiscencias estéticas de los 80´s sirven de inspiración para crear diseños de silueta T, poniendo en el punto de mira a las hombreras en su versión más exagerada. Su original patronaje renueva la figura para conseguir un efecto final sorprendente y muy sugerente.

El porqué de esta vuelta ? La respuesta no es difícil. Partiendo de la premisa que en Moda todo vuelve, la libertad de estilos que triunfa actualmente, la disolución de las diferencias de género y la consagración del empoderamiento femenino, ha motivado a la industria a dibujar a un nuevo uniforme de poder, revisando los antiguos códigos para formular uno nuevo, inyectando altas dosis de modernidad y rebeldía.

Leave A Comment