SLOW FOOD

El movimiento Slow nació en la década de los 80 de la mano del periodista Carlo Petrini. Por aquel entonces, McDonald´s decidió abrir un restaurante en la viciadísima Piazza di Spagna en Roma. Esto le causó tal indignación que decidió comenzar su particular cruzada no sólo contra el “Fast food”,  y el modo de vida que representa.

Existen millones de webs, blogs, foros y diferentes canales de comunicación que se dedican a tratar esta nueva filosofía de vida que han sido los precursores del surgimiento de las conocidas como Slow Magazines, que se encargan de recoger la filosofía de vida Slow, con un diseño y la maquetación exquisitos. Por ejemplo Kinfolk Magazine o Cereal Magazine  que tienen el fin de promover tres valores: simplifica tu vida, cultiva la comunidad y disfruta del tiempo con tu familia y amigos

1

Como comprenderéis estas revistas prestan mucha atención a los pequeños detalles y esto queda plasmado fotográfica y tipográficamente en la forma que tienen de transmitirnos una nueva forma de entender el comer. Nos ayudan a entender que el simple hecho de nutrirnos no es meramente un impulso biológico si no mas bien una especie de ritual cultural. El acto de comer ha de realizarse de forma placentera, rodeado de amigos o familiares y con productos naturales de alta calidad y a poder ser libres de xenobioticos. Entendiendo la gastronomía como el vínculo que une a las personas y que origina ese ritual de conversación, distendimiento y disfrute del entorno.

2

3

Ellos mismos se definen como “a guide for small gatherings”, una guía dedicada a los pequeños momentos cotidianos. Intentemos pues, trasladar este movimiento a nuestra forma de entender la nutrición. Es decir; aliméntate saludablemente y disfrutando del momento.

4

Manuel Puig

@nuelpuig

Leave A Comment