#OPINIÓN:LOS MICROBOLSOS: EL ÉXITO EN VERSIÓN MINI

Algo pasa en el mundo de los accesorios que han convertido a los bolsos de tamaño mini en todo un hit. De tamaño XS, el bolso que lleva triunfando las últimas temporadas, se ha convertido en un éxito.

La destreza con la que las marcas han encontrado el punto exacto dónde convergen tradición y originalidad, es tan fascinante como a la hora de explotar comercialmente esa creatividad bajo interesantes proezas estéticas en diseño e imaginación. La inquietud del armario femenino por incorporar nuevas piezas, es uno de los motivos por los que las firmas más prestigiosas, apuestan por diferentes alternativas apelando al deseo de indagar en nuevos territorios.

Puede un microbolso, en el que no cabe ni el móvil convertirse en un objeto de deseo? Las firmas de moda retan a la lógica a golpe de “bestseller” en versión micro y los fashion insiders más influyentes no han podido resistirse a su efecto hipnótico, a ese je en sais quoi” que los han convertido en los tesoros más deseados. La Tentación ha llegado…

El golpe de efecto que los accesorios consiguen a la hora de transformar fácilmente un look, han llevado a las marcas a idear propuestas cada vez más sorprendentes que trascienden del imaginario colectivo y que los “influencers”, estilistas y modelos adoran. Con un solo gesto, estos bolsos, pequeños en tamaño pero grandes en intenciones, añaden una indiscutible modernidad con un resultado siempre brillante.

Salir de la zona de confort ha propiciado que los diseñadores se planteen formas más originales a la hora de reinterpretar el uso de bolsos icónicos. Uno de los minibolsos más caros fue uno de Fendi de 5.500 €. Con apenas 11 cm de altura (que incluyen el asa) y 5.5 cm de profundidad, esta versión micro se pierde fácilmente en el conjunto del estilismo.

En el primer desfile en solitario para Valentino de Pierpaolo Piccioli, llevó al límite sus creaciones en materia de accesorios: su minibolso cuajado de diminutas tachuelas, se presentaba acompañado de un espejo con pintalabios incluido. Otra de las firmas que se apunta al boom de las minitallas, Chloé, presenta en su colección P/V 2017 su versión “Nile” , observando sorprendidos como se agotan enseguida, teniendo que ir reponiéndolos constantemente.

Hermès con su microbolso de cocodrilo se vende a un precio de 16.100 € y el “peekaboo” bordado de Fendi, se ha convertido en un “it” desde el momento que apareció en las pasarelas.

Todo esto demuestra como la fiebre del concepto “micro” ha superado las expectativas más pesimistas a la hora de sustituir los emblemáticos “it bags” cuyo protagonismo siempre ha sido indiscutible, por sus “parteners” más pequeños.

La moda, con sus delirios de grandeza, nos enseña que sin humor la vida no merece la pena. Por eso, tanto literal como figuradamente, se vende tan caro todo lo que sus mente disparatada propone. Si hace una década los bolsos tendían a crecer y a llenarse de mil compartimentos, la nueva consigna es la contraria: la descomposición o fragmentación de los accesorios. Sobre todo si este efecto conlleva una lluvia de likes en Instagram.

Leave A Comment