#OPINIÓN: QUIERO SER UNA INFLUENCER

No podemos negar que hoy en día el escaparate de la moda son las influencers.

Ya no necesitamos acudir a un evento de moda para ser críticos de las nuevas tendencias.

Resulta que sólo hace falta entrar en diversas plataformas web para sentirnos espectadores de una pasarela online.

TENDENCIAS HIT  EN UN ABRIR Y CERRAR DE PANTALLA

Esta técnica hace que la mayoría estemos obsesionados con generar de nosotros mismos un “escaparate”  y nuestra pasarela sean las calles de nuestras ciudades o ciertos locales con fama.

No nos damos cuenta (o sí), que montamos un “show” cada vez que salimos a cenar o incluso a hacer footing y sentimos la necesidad de fotografiar hasta nuestra forma de caminar.

Un bonito fondo compaginado con outfit impecable, si tienes gracia, lograrás convertirlo en una imagen espectacular. Algunas plataformas como instagram comunican sólo mediante imágenes, siendo el lenguaje  que conquista internet al ser claro, conciso y visible.

El cuidado de la calidad de imagen y los detalles son decisivos. Hay que estar constantemente en activo y llegar a convertir un momento común en especial, y ante todo demostrar naturalidad.

Nos obsesiona la idea de acumular likes, seguidores y comentarios positivos. Son algunas las personas las que encabezan la lista de máximo movimiento social, y el resto los encargados de imitar o admirar su actividad en la red.

A mi me resultaría extraño si alguien me dice que a día de hoy no sigue en las redes sociales a algun influencer.

Jóvenes, muchos de ellos y ellas todavía teenagers, consiguen ser megáfono de las marcas, con miles de followers a sus espaldas. Son los fans de estos, los causantes de ingresos económicos y contratos publicitarios con marcas.

¿Y qué pasa con las que no somos tendencia social?, ¿significa que mi estilo no es el idóneo o mis publicaciones tienen menos encanto y atracción que el resto de las que triunfa en instagram?. Yo soy la primera que deseo que mis imágenes causen sensaciones positivas, intento transmitir un mensaje alegre con cada una de ellas y difundo toda mi información, eso sí, sin colapsar a mis seguidores, no hay que ser pesada.

Habrá que salir más a la calle, encontrar rincones ocultos, viajar y plasmarlo en nuestro perfil con una sonrisa que traspase la fotografía. El mundo no es de algodón pero si durante un instante nos lo parece, hagámoslo ver.

No basta sólo con tener un street style, asumámoslo, hay que saber moverse: cómo, por dónde y con quién.

COMO ELLAS

Son las que ocasionan que determinados productos se agoten en días o incluso en horas, quienes tienen mayor presencia y credibilidad en redes sociales. Conquistan a las masas.

Mediante promociones, las propias marcas les utilizan como imagen. Incluso se ha dado el caso de que una prenda se convierta en producto estrella sin haberlo programado.

Considero que las buenas influencers deben dar respuestas inmediatas y comunicar sus opiniones reales (y los motivos de ellas) con conocimiento, sobre diversidad de temas o tendencias.

Y ya no sólo tenemos que relacionarles como iconos de moda, sino también como difusoras y defensoras de ideales.

Fue Laura Escanes quién se casó con un hombre 22 años mayor que ella, Risto Mejide. Ella se dedica a defender a toda costa su amor pese a las críticas. A ambos les pesa mucho más el cariño aportado por miles de seguidores que alaban su amor, y eso que la imagen de Risto a nivel comercial ha dado un giro; Ya no se muestra como el “ogro” aquel que conocimos en OT…

Otro caso conocido es el de la Bloggera y Youtuber Dulceida, quien con el tiempo no solo se convirtió en Profesora de moda en el programa “Quiero ser” (éxito rotundo transmitido en el canal Divinity), sino que también en defensora de su orientación sexual y proclama su amor a los cuatro vientos por su mujer, Alba Paul.

Leave A Comment