LOS COMPLEMENTOS: PURO DESEO

Golpe de efecto de los diseñadores y capricho de las “fashion insiders”, los complementos derrochan personalidad y añaden un toque de excéntrica genialidad a un look corriente.

Partiendo de discursos estéticos alejados, existe un denominador común que une a los creadores más influyentes de la industria de la moda: desde Maria Grazia Chiuri de Dior, Stuart Vevers de Coach o Marco de Vincenzo, todos cimentaron sus carreras en el campo de los accesorios.

Fiel reflejo del ADN de una firma y motor de la industria, el boom de los complementos vivido los últimos años, se ha convertido en el secreto del éxito de las grandes casas de moda. La premisa desde la que se cimienta su proyección en el fashion business, radica en no perder nunca la funcionalidad de cada diseño, focalizando la idea en factores que transforman una pieza estéticamente bella, en un éxito comercial.

Pero que es lo que ha llevado a estos productos a convertirse en una fuerza impulsora del actual negocia de la moda?

Con colecciones cada vez más desarrolladas, los complementos han saltado a primera línea, llamados a transformar cualquier estilismo con un solo guiño. Desafiando los convencionalismos gracias a la particular reinterpretación que los creadores realizan de ellos cada temporada, despliegan todo su ingenio y atracción con el objetivo de captar a todo tipo de público, independientemente que sea seguidor o no de una marca.

En la industria de la moda, el éxito de la supervivencia está en la diversificación. Armani, Marc Jacobs, Dior, Saint Laurent o Carolina Herrera, son grandes ejemplos de como una marca principal inspiradora y potente, decide explorar con otros productos únicos e impactantes, para copar más cuota de mercado.

Esta temporada Primavera / Verano 2017 nos regala una ruta excitante en la que los complementos se materializan en puro deseo de fashionistas y celebs, fascinados por su poder de seducción. Alocados y diferentes, los nuevos diseños dicen adiós a la discreción, reinventados una y otra vez bajo la batuta de la genialidad creativa.

Enamoradas nos quedamos con los colosales pendientes de lentejuelas de plexiglás iridiscente concebidos por Josep Font para la firma Delpozo. Un elogio a la poesía desmedida.

Alessando Michele, director creativo de Gucci, lleva el mocasín a terrenos del dominio punk recurriendo a las maxiplataformas en cuero negro y profusión de tachuelas.

Las botas blancas con cordones y altas hasta la rodilla, ha sido el elemento recurrente de la colección de Dior, en la que un deporte tan poco común como la esgrima, tenía el papel protagonista.

Por su parte, Céline hace uso de las avanzadas técnicas de la metalurgia sorprendiendo a todos en su desfile P/V 2017, con un cinturón niquelado que imita a una cuerda.

Y quién no ha visto hasta la saciedad el bolso de Balenciaga inspirado en los pufs marroquíes que Demma Gvasalia ha ideado a partir de su gusto por llevar los volúmenes al exceso.

El triunfo de todos ellos, radica en la capacidad de encapsular el espíritu y el legado de una firma hasta convertirlo en un objeto de deseo.

Superar el reto de crear una pieza casi perfecta, que derroche personalidad y carácter, ha catapultado a las firmas más influyentes a una nueva y poderosa posición en la industria. El éxito, está asegurado.

Leave A Comment