Lori Meyers regresa con “En la espiral”

En la música, como en la vida, o pedaleas, o te caes. La inercia no es una buena idea. Aunque apreciemos nuestra juventud, aunque nos cueste deshacernos de la estela de los 20 y pocos. En algunos aspectos el cambio es señal de crecimiento. Y en el caso de Lori Meyers, los 13 años que han pasado desde aquel primer “Viaje de Estudios”, han hecho mella. Tras cuatro años de silencio, los andaluces regresan a la escena musical española. Aquel sonido de maqueta, casi amateur, ha pasado a mejor vida.

Lori Meyers presentan “En la espiral” agotando las tres primeras fechas de la gira, que empieza en su tierra, Granada, pasando por Madrid y Barcelona. Los granadinos ya cuentan con un público asentado, que, en todos estos años de crecimiento del indie español, ha madurado con ellos.

Acostumbrados a letras más banales -amor, desamor-, en este nuevo álbum, la atención se centra en uno mismo. Una introspección en forma de espiral.

“En la espiral” es un disco con una estructura bien definida. Cada canción te lleva a la siguiente, creando una especie de bucle, que empieza con “Vértigo I”, que te introduce en la tensión inicial y acaba con “Vértigo II”, que se contradice y lleva al punto final de la espiral. Entre medias, nada menos que 11 temas, en los que tienen cabida desde las más azucaradas melodías -Todo lo que dicen de ti, Organizaciones peligrosas, 1981-, hasta temas más existencialistas como ‘No estoy solo’ o ‘Pierdo el control’. Sintetizadores, sonidos festivaleros, y algunos que nos transportan a aquellos primeros acordes, que, allá por el 2004, vaticinaban la emergencia de uno de los grupos más importantes de la escena indie española. Ésos que nos provocan nostalgia y nos hacen anhelar su vuelta a los escenarios.

Leave A Comment