La excentricidad de la 080 de Barcelona

Como un huracán ha pasado la 080 de Barcelona este 2018. Desde influencers hasta una excentricidad premiada cargada de ironía, reivindicación, melancolía y mucha contradicción.

Hay dos tipos de diseñadores, los que se inspiran a través de otros colegas diseñadores y otros que se inspiran dentro de su propio mundo onírico y, ¿qué crean? Moda, mucha moda y eso es lo que nos gusta. Esta 080 ha sido muy autobiográfica buscando la complicidad y dejar a un lado el momento sociopolítico que la ciudad condal está pasando. Obras de arte hechas moda buscando la reconciliación y dejando el conflicto fuera de la pasarela.

Después de un inicio de semana más festivo, el miércoles y jueves la pasarela entró en un terreno más cívico con la reivindicación ecologista de Punto Blanco y los estampados geométricos de Torrasinspirados en la belleza arquitectónica del día a día. Naulover, una marca claramente femenina, reservó dos salidas masculinas en La Seducción, un particular manifiesto anglófilo inundados de estampados Liberty, de un tartán escocés, de un apabullante onirismo, marcado por ecos de Gucci y cómo no, haciendo un guiño al desfile de los padres e hijos del desfile de Balenciaga de este verano.

Nos centramos tanto en Madrid y Barcelona que nos olvidamos del Levante y, sí, Miquel Suay tenía mucho que decir, su propio instinto mezclado con el manierismo. Se centró en el expresionismo más abstracto y el público lo encajó y lo entendió a la primera. Las colecciones del debutante Verbena Atelier nos envolvieron con un aire, luminoso y muy expansivo. Prendas que llamaban la atención, tejidos metalizados, aplicaciones de azabache y unos brocados en 3D que sorprendieron a todos.

Luego está Custo para enamorarnos y hacer de la 080 una verdadera fiesta con su característico estilo, modernidad mezcladas con un aire deportivo futurista que engancha. Colores metálicos, materiales con apariencia plástica y algunos destellos brillantes que hicieron que brillase en su desfile. Custo es Custo y organizar fiestas en todos los desfiles es una de sus mayores virtudes.

La excentricidad y la modernidad ha marcado la 080 de Barcelona, a la organización y a nosotros nos ha fascinado. El futuro está aquí y al parecer el convencionalismo y el clasicismo no se lleva.

 

Leave A Comment