‘Girls’ tiene una quinta protagonista: la música

Girls‘ llegó a su fin. Seguir esta serie te hace crecer con sus personajes, te hace verte en cada una de ellas, en sus rasgos más humanos, el egocentrismo, las inseguridades, la ansiedad… Se cierra una etapa en la televisión pero también en nuestras vidas.

Hoy no vamos a ponernos nostálgicos, vamos a hacer un repaso por la maravillosa banda sonora de los años de transición hacia la edad adulta de estas cuatro jóvenes. Las canciones que nos hacían coger el móvil para shazamear al final de cada capítulo. Esas que nos gustaría que sonaran en nuestro día a día, cuando caminamos por la calle, cuando cogemos el metro, cuando discutimos. Dramatismo, intensidad, tristeza… Acordes que le daban al episodio el final épico que merecía. En su mayoría, voces femeninas y una mezcla de indie, folk y electro.

En ‘Sexo en Nueva York’ la ciudad era la quinta protagonista, sus restaurantes, parques y monumentos formaban parte de la trama. En ‘Girls’, ese quinto elemento era la música. El grupo de Charlie, Marnie y su dúo con el amado-odiado Desi, pero, sobre todo, momentos musicales inolvidables que marcaban un antes y un después en la vida de los personajes.

 

La escena discoteca con Hannah y Elijah hasta arriba y ‘I love it’ sonando a todo trapo convirtió la canción en un hit y a Icona Pop en un referente electro-indie.

 

El final del episodio 3 de la primera temporada con Hannah Y Marnie dándolo todo al son de ‘Dancing on my own’ en su habitación también es de los que recordaremos.

 

Marnie, uno de los personajes que menos simpatía despertaba, tuvo su momento de revelación en la quinta temporada. La canción ‘Little Marriages’ de Lia Aces nos introduce perfectamente en esa atmósfera etérea e intimista que nos hizo empatizar con ella.

 

También hubo sitio para los clásicos. Una canción mítica para un final de temporada (la quinta) apoteósico y emocional.

 

Shosanna nos ha dejado grandes lecciones de vida. Su etapa en Japón ha sido de las mejores tramas de la serie. Y en este episodio, casi enteramente dedicado a Japón, el cierre fue ‘Past Lives’, de Borns.

 

Terminamos con una de las escenas más desgarradoras de toda la serie. El momento en que Hannah percibe con solo una mirada lo que hay entre Jessa y Adam. Una canción de los 60, la época en la que está inspirada la obra en la que actúa Adam en el episodio.

 

Solo podíamos esperar un final culminante para esta serie, pero, ironías de la vida, y para no dejar de sorprendernos hasta el último minuto, la música se apagó. Una serie tan cruda, tan real, solo podía terminar con sonido ambiente, con una voz, la de su protagonista, sin melodía de por medio. Tan cierto como la vida. Hasta siempre Girls.

Leave A Comment